Dovizioso no renuncia al título: “El Mundial es muy largo”

Dovizioso no renuncia al título: "El Mundial es muy largo"

Hasta que no cae la bandera a cuadros todo puede pasar y a su vez, hasta que los números no dicen lo contrario, un Mundial no se puede dar por perdido. Y Andrea Dovizioso tiene muy asentada esa filosofía. El italiano llega a Assen a 37 puntos del liderato, en poder de Marc Márquez, y pese a que el ilerdense está ofreciendo una de sus mejores versiones junto a la Honda, el piloto de Forlí no abandona sus aspiraciones a una corona por la que lucha de forma real desde hace tres temporadas

En Montmeló sumó su primer cero del año, igualando el número de abandonos de Márquez esta temporada, pero ya ha pasado página: “No hay tiempo para lamentarse de los puntos perdidos en Barcelona, es momento de afrontar cada carrera trabajando de la misma manera que hasta ahora”. El italiano se queda con la competitividad que han ofrecido hasta ahora y que les ha permitido sumar dos victorias, una a su favor y la otra al de Petrucci, además de alegar al margen de mejora que tienen en la Desmosedici para volver a recortar puntos con el líder.

Sin embargo, pese haber demostrado su capacidad de adaptación “a lo largo del fin de semana aunque las características del trazado no sean las mejores para la Ducati”, la realidad es que desde Qatar y a excepción del cero que firmó el ilerdense en Austin, Márquez ha estado por delante en todas las pruebas. Pero también es una realidad, y así lo dicen los números, que el italiano tiene la menor desventaja respecto al de Honda de las últimas cinco temporadas, dejando fuera un 2017 en el que era él quien lideraba la clasificación a estas alturas. Por eso “hay que mantener la calma e ir carrera a carrera”, para pelear por un título en el que sigue creyendo: “El Mundial es muy largo…”.

Mapfre refuerza su compromiso con Renault en la Fórmula 1

Mapfre refuerza su compromiso con Renault en la Fórmula 1

Bottas no aguanta el pulso pero a Hamilton no le importa mucho

Bottas no aguanta el pulso pero a Hamilton no le importa mucho