Costa, extramotivado ante Morata que adelantó su vuelta

Costa, extramotivado ante Morata que adelantó su vuelta

No terminó la temporada pasada para Diego Costa como imaginaba. Sin jugar, sancionado ocho partidos (le falta uno por cumplir) por su expulsión en el Camp Nou, ese partido que condenó las pocas opciones de Liga que le quedaban a los rojiblancos. Con la tentación de China, el deshojar de la margarita de Griezmann y que Morata llegó para quedarse, el nombre del hispano brasileño estaba en las quinielas del sí pero no. Que seguía peroSimeone zanjó cualquier debate desde la sala de prensa. “Encontraremos un Costa con ilusión y hambre en la pretemporada“. Eso sucedió en abril. En julio, Costa lo ha hecho carne. Su foto es una de las imágenes del regreso del Atlético al trabajo. Más fino, más motivado, como nunca. Será ardua la lucha esta temporada en el equipo rojiblanco por hacerse con ese lugar que deja Griezmann: ser la referencia en el ataque. Lo buscará Costa. Lo quiere Morata. 

Costa, el delantero de LaLiga del Atlético en 2014, 36 goles en total, 27 en Liga, regresó del Chelsea tres temporada después después de que Simeone no dejara de pedirle, pero las lesiones no le han permitido tener continuidad. Eso sí, cuando la tuvo, el equipo lo notó. En la Supercopa de Europa ganada al Real Madrid fue clave. En la ida ante la Juventus en la Champions también. Por eso Simeone le quiere. Siete goles marcó en la media temporada de su regreso (el Atlético por la sanción FIFA no pudo inscribir jugadores hasta el 1 de enero de 2018), cinco fueron la pasada, pobrísimo rendimiento para un Costa del que siempre se espera todo. Simeone el primero. Y las pretemporadas, en general, suelen contar mucho de lo que vendrá por delante.

Otras pretemporadas de Costa pasado de peso

De aquella imagen hace años con la que llegó muy pasado de peso o cuando se declaró en rebeldía con el Chelsea, la foto de su barriga, sospechosamente grande. Eso lo rebajó el Profe Ortega nada más aterrizar en Madrid, con dieta, boxeo y una mili particular, pero le faltaban partidos. En cuanto comenzó a jugar el ritmo de competición le pasó factura: no ha dejado de acumular una lesión muscular tras otra, seis, más una operación de un viejo tornillo en el pie que causaba problemas, más la sanción… Pero este verano no ha sido como otros para Costa. Cumplirá 31 años en octubre, es quizá su última oportunidad de volver triunfar con el Atleti. Por eso el verano no ha sido verano, o ha sido menos verano que otros, por eso ha vuelto fino, más que nunca, y motivadísimo, con el esguince de tobillo del amistoso que cerró la temporada en Israel olvidado y toda la furia por delante. Pero, lo escrito, tendrá competencia. Morata.

Pugna con Morata

Hizo todo por venir en enero y hará todo por quedarse. “Yo lo único que quiero es estar aquí”, dijo el pasado junio. Y, como Costa, en julio lo ha demostrado. Como el resto de internacionales no tenía que incorporarse al equipo hasta el próximo domingo, cuando el equipo rojiblanco comience la estadía en Los Ángeles de San Rafael, pero el jueves, en el primer día, ahí estaba, el primero, para ponerse a punto desde el silbido inicial. Sabe que eso con el Cholo cuenta. Y tiene el ejemplo de Filipe hace tres temporadas. Hizo lo mismo y fue uno de los jugadores más determinantes del Atlético, hasta el punto de que la Universidad de Neuchâtel, le de declarara mejor lateral izquierdo del mundo.

Así les fue la temporada a los cedidos del Real Madrid

Así les fue la temporada a los cedidos del Real Madrid

"Esta selección de Perú me recuerda al Barcelona"

“Esta selección de Perú me recuerda al Barcelona”