La juventud pide paso

La juventud pide paso

Más allá del gol de Rakitic que mantiene al Barça vivo en la lucha mano a mano por LaLiga con el Madrid, las buenas noticias en el entorno del equipo blaugrana escasean. Se puede destacar la mejora defensiva (el equipo no ha encajado un gol desde que se retomó el campeonato), el ataque de vergüenza torera de algunos veteranos (Rakitic, Piqué, Busquets) y la aparición de los jóvenes, que parecen a día de hoy los únicos capaces de cambiar la marcha de un equipo que es tan fiable como previsible.

Ante el Athletic Club el partido vivió encallado lento tedioso y previsible hasta que ingresaron en el campo Ansu Fati y Riqui Puig. Un jugador en edad de juvenil y otro con ficha del filial fueron junto al veterano Rakitic los que alegraron a un Barça que veía como el campeonato se le escapaba de sus manos.

Ansu ya fue el jugador clave hace dos jornadas en la visita del Leganés al Camp Nou. En un partido muy parecido al del martes en el que el Barça compró muchos números de la rifa para descarrilar de la carrera por el campeonato, el delantero de 17 años abrió el marcador. Cuatro días después, en el Sánchez Pizjuán contra el Sevilla no jugó ni un minuto en un encuentro en el que el equipo se Setién únicamente fue capaz de crear peligro a pelota parada con las faltas de Messi.

En ese partido en Sevilla sí que entró Riqui, quien animó el juego del Barça. Ante el Athletic hizo lo mismo cuando sustituyó a Arthur. Los números del brasileño y del canterano no son muy diferentes. Mientras estuvo en el terreno de juego, Arthur jugó 43 veces la pelota hacia adelante de 70 intervenciones en el juego. Riqui lo hizo en 12 ocasiones de las 27 en las que intervino.

Unas estadísticas similares, pero que no se corresponden con la incidencia en el juego. Riqui ilusiona y sólo hay que ver los titulares de hoy de la prensa catalana para ver que junto a Ansu es el destacado como revulsivo de un equipo que pide a gritos descaro y juventud.

Setién llegó prometiendo oportunidades para los jóvenes pero cada día antes del partido ha excusado su intención en favor de los resultados. No obstante, los jóvenes, en los minutos que tienen, piden paso y de cara a un esfuerzo tan intenso como es el de este campeonato en el que el Barça podría viajar a Vigo con únicamente 15 jugadores del primer equipo, la aportación de la cantera se hace tan imprescindible como necesaria.

Especialmente en la delantera, donde Suárez está jugando más minutos de los que los médicos le recomiendan y Griezmann es intrascendente y en el medio campo, donde De Jong está lesionado.

 

El Atlético recupera el blindaje

El Atlético recupera el blindaje

Rakitic y la resistencia juvenil

Rakitic y la resistencia juvenil