Sergio Rodríguez: el ‘Chacho de Bilbao’ se despide

Sergio Rodríguez: el 'Chacho de Bilbao' se despide

Sergio Rodríguez llegó a Bilbao hace un año con su acento canario y su aire de tipo campechano. Es gracioso el pájaro. Aterrizaba después de un largo periplo en la LEB, con la última etapa en el Ourense, y de pisar la ACB con el equipo de su tierra, el Iberostar Tenerife. Mañana realiza como ‘hombre de negro’ su ‘último baile’, ahora que está de moda la expresión de marras. Por medio, un ciclo precioso, en el que no solo ha logrado estar en la Copa y la fase final de la ACB, es que además deja mucho cariño desperdigado por Miribilla, por su implicación, su notable evolución y su cercanía a la gente. “Mi objetivo desde pequeño, como el de otros muchos, era llegar a la ACB y lo he conseguido. Lo bonito es mantenerse”, ambiciona.

El equipo está cerrado desde hace días. Álex Reyes llega desde el Oviedo para sustituirle. Cumplirá el mismo rol: dar relevos y mantener el ritmo. Y en esa posición el titular será el polaco Zyskowski. La despedida será muy especial. Al menos puede plasmarla en la pista, porque su compañero Schreiner, otro tipo adorado en Bilbao, no podrá hacerlo por lesión en la rodilla. También será el adiós de Rafa Martínez e Iván Cruz. Además, el ‘tres’ canario cierra el telón ante su amigo Bouteille, en un Unicaja-Bilbao Basket intrascendente. “Me he emparejado en muchos enfrentamientos con él y lo conozco. Tiene algo especial. Aunque parece que no posee ninguna vía para anotar, la encuentra. Esperemos que no tenga el día”, sostiene el Txatxo, versión vasca del base del Armani Milán.

Sergio no es de los que enfoca el presente pensando en el futuro. Le gustaría seguir en la ACB pero ya se verá. “Soy muy de no mirar la siguiente etapa hasta que acaba la que estás viviendo. Creo que este año ha dibujado a un jugador en evolución, que le gusta trabajar y ayudar en todo lo posible”, agrega el alero del Bilbao Basket. Cuando llegó en 2019 a Bilbao, a un equipo que había escapado de la agonía y de un proceso concursal, vio un lado muy positivo: Venía a hacer lo mismo que Matulionis en LEB: dar relevos al alero alto titular (en la segunda categoría Edu Martínez y ahora Bouteille, hasta que fue traspasado). “Pensaba que iba a ser un buen año, por la ilusión que se veía en el club; los resultados te los da el trabajo”. Tal vez en esta fase final no se ha visto al verdadero Sergio Rodríguez, un alero con descaro, siempre atento al juego, con mejora en defensa a cada paso y buen tiro exterior. “He intentado ayudar. Estoy feliz de jugar con estos chicos que me encantan y me encuentro satisfecho”. La espantada de Haws y las bajas aún han unido más al grupo: “Hemos luchado contra eso y sacado fuerzas de donde no las hay; el equipo siempre tira de coraje”, resume. La idea es poner un broche alegre mañana en el adiós del equipo a Valencia: “Aunque no nos juguemos nada, a todos nos gusta jugar con victoria”. El que cuente con sus servicios el año que viene se lleva un buen jugador y un regalo de persona.

Euroliga 2020-21: este es el calendario de la próxima temporada

Euroliga 2020-21: este es el calendario de la próxima temporada

¿J.R. Smith y LeBron juntos de nuevo? Los Lakers van a por él

¿J.R. Smith y LeBron juntos de nuevo? Los Lakers van a por él