10 años de Al Thani: Del ‘Chelsea de la Costa del Sol’ a la descomposición

10 años de Al Thani: Del ‘Chelsea de la Costa del Sol’ a la descomposición

Y parece que fue ayer. Tal día como hoy hace 10 años se anunció la compra del Málaga a Fernando Sanz, entonces propietario por parte de Abdullah bin Nasser Al Thani, un entonces desconocido empresario de Qatar. Fue una operación de gran impacto mediático porque era el primer inversor árabe que aterrizaba en el fútbol español. El anuncio formal se realizó en una espectacular rueda de prensa que se organizó nada menos que en el césped de La Rosaleda. Se montó un escenario en el que comparecieron Fernando Sanz (el vendedor), Abdullah Al Thani (el comprador), Abdullah Ghubn, consejero delegado (sería también vicepresidente) y Javier Amantegui, abogado de ‘Clifford Chance’ que ejerció de negociador en la compra con Sanz y que además ejerció como traductor de Al Thani y Ghubn. Al Thani fue proclamado de manera oficial dueño del club el 27 de julio, es decir, un mes después, tras la celebración de una Junta Extraordinaria de Accionistas. Abdullah Al Thani es el dirigente extranjero que más tiempo ha permanecido en un club español y el presidente con mas campaña en el Málaga en cualquiera de sus denominaciones.

Como decíamos la presentación fue todo un show. Una gala que congregó un despliegue de medios informativos sin precedentes. Con la mencionada traducción de Amantegui Ghubn, se hacía entender a lo grande pese a que no hablaba ni palabra de castellano. “El importe de la compra son 36 millones de euros y asumimos los 14 millones que aún falta de la deuda concursal” explicó. Fernando Sanz dijo “desconocer” si tendría algún tipo de función en el nuevo organigrama del club. No tendría. Error de Al Thani que se hubiera ahorrado todos sus problemas si hubiera contado con él.

La imagen del sheikh (jeque en inglés) se vendió de manera colosal. Un “destacado hombre de negocios” perteneciente a la familia real de Qatar director de uno de los más importantes y diversificados conglomerados empresariales de este emirato. También, que dedicaba parte de su trabajo a las actividades caritativas. Ayudas a discapacitados, y concesión de becas para jóvenes sin estudios. Al Thani dijo un par de cositas que engancharon a la afición. “Queremos hacer un equipo competitivo” y “en tres años el Málaga puede jugar la Champions”.

El Málaga se había salvado milagrosamente del descenso tras empatar en La Rosaleda contra el Real Madrid (1-1) y verse favorecido por los resultados del Xerez en Pamplona y Tenerife en Valencia. Aquella milagrosa permanencia, con el segundo presupuesto más bajo de Primera (25,7 millones de euros) se festejó como si fuera un ascenso en la conocida discoteca Maná. Lo primero que hizo Al Thani cuando fue despedir al entrenador, Juan Ramón Muñiz, pese a tener un año más de contrato, en una maniobra saludada por la afición que, mayoritariamente, no apreciaba el fútbol propuesto por el asturiano. En su lugar fue fichado el portugués Jesualdo Ferreira que, con 1,8 millones de euros por cada una de las tres temporadas que firmó se convirtió en el tercer técnico mejor pagado solo por detrás de Pep Guardiola y José Mourinho. Aquellos primeros movimientos y las palabras de Abdullah Ghubn encendieron la ilusión de los ‘fans’ como decía (y dice) Al Thani. Ghubn, dicharachero, y sin pelos en la lengua dijo que el Málaga iba a ser “el Chelsea de la Costa del Sol”.

Y poco a poco se iban conociendo líneas maestras de los nuevos propietarios de tal manera que la gente tenía la impresión de que había llegado Míster Marshall. De las apreturas, a los millones; de la austeridad al gasto ostentoso, de los 25,7 millones de presupuesto a 75. Sucedió lo nunca visto. La prensa a nivel mundial hablaba sobre el presunto interés de Al Thani en algunos de los mejores futbolistas del momento sin reparación de gastos. Javier Pastore, Samuel Eto, Alexis Sánchez, Andrea Pirlo, Gatusso y… ¡Messi! ¿De verdad que Al Thani tenía los 150 millones de euros que tenía el astro argentino de cláusula en aquella época?

Fue un verano de locura, de cambios y de un brutal crecimiento del club. Se reformó el estadio mejorándose sus infraestructuras (césped, vestuarios, sala de prensa etc), se impusieron los entrenamientos a puerta cerrada para monumental enfado de la prensa, se crearon nuevos departamentos y se incorporaron ejecutivos a golpe de talonario y vinieron fichajes en traspasos desorbitados, se batió el récord de abonados llegándose a superar los 26.000…

Pero el ‘Chelsea de la Costa del Sol’ las pasó canutas para permanecer en Primera. Después llegó el gran año de la Champions y la lenta, pero imparable caída. Impagos, amenazas de plante de jugadores, traspasos, fondos de impresión desaprensivos, deficiente gestión del propietario, Twitter, más Twitter, advertencias de LaLiga, descenso bochornoso a Segunda, crispación, intervención judicial… En 10 años el Málaga ha pasado de ‘Chelsea de la Costa del Sol’ a la descomposición.

El Real Madrid es un líder coral

El Real Madrid es un líder coral

Arturo Vidal apuesta porque el Barça será otra vez "campeón"

Arturo Vidal apuesta porque el Barça será otra vez “campeón”