martes, mayo 21, 2024
Santo Domingo, Rep. Dom
Salud

Educadora abunda en conceptos de familia, sexualidad y bienestar

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La máster en psicología y especialista en sexología, Lourdes María Flórez Madam, explicó sobre aspectos angulares de la sexualidad humana, y desmitificó creencias erradas en torno a este tema.

Durante una entrevista en el programa “Revista Semanal Dejando Huellas”, compartió su opinión con Onorio Montás sobre el poder de la familia, como núcleo fundamental de la sociedad, y abundó en el concepto de bienestar subjetivo relacionado al entorno familiar.

Inicialmente, la también responsable de la cátedra de investigación en la Universidad de la Tercera Edad (UTE), comenzó refiriéndose a la familia como centro indiscutible de nuestra sociedad, y alegó que, con relación a la celebración de las recién pasadas navidades, las familias se permitieron un alto en el camino, luego de todo un año, para reflexionar y generar bienestar en cada uno de sus miembros.

Lourdes María Flórez Madam (Foto: Fuente externa)

Sobre esta categoría psicológica la especialista puntualizó: “La percepción subjetiva de bienestar tiene que ver con todos aquellos estímulos e información que nos llegan al cerebro a través de nuestros sentidos. El cerebro es la base material de la cognición y se encarga de procesar todos estos estímulos de conjunto con los sentimientos de cada cual, lo que sería el cómo yo percibo la realidad en cuestión”.

En consonancia con lo anterior, Flórez Madam expresó que, a través de estos procesos de percepción subjetiva del bienestar, los individuos suelen llegar a diferentes interrogantes de tipo valorativas, tales como: ¿Cuál es la percepción que yo creo tienen los demás de mí?, ¿cuán satisfecho estoy conmigo mismo? ¿qué creo de los demás?, y estas preguntas -apunta- las desarrollamos en el primer grupo al que pertenecemos, la familia, porque somos seres eminentemente sociales.

Asimismo, señaló que los seres humanos tenemos una información genética determinada y una configuración para nuestro desarrollo físico y mental, pero dependemos de los diferentes grupos, la familia, la escuela, los amigos, para programar nuestra psiquis, que es, al final, nuestro rasgo distintivo.

Lourdes María Flórez Madam (Foto: Fuente externa)

También dejó claro que es en la familia donde comenzamos a gestar nuestra personalidad, y por ende existen muchos factores como el amor que influirán luego en la forma de manifestarse de los individuos; no obstante, Flórez Madan aludió que no se puede ser categórico en este sentido, ya que hay individuos que son capaces de superar traumas o situaciones adversas de su niñez, incluso sin ayuda psicológica, y logran que estas no les afecten en su vida adulta ni en sus relaciones sociales.

En este sentido, la destacada psicóloga se refirió a cómo puede incidir, por ejemplo, una familia violenta, disfuncional, en el devenir de sus miembros, fundamentalmente de sus hijos una vez lleguen a ser adultos, y puntualizó que no se debe ser esquemático a la hora de concebir como funcional a una familia de padre, madre e hijos. Sobre esto, hizo hincapié en la necesidad de crear un ambiente familiar seguro, donde los niños sientan apoyo, y donde no se les limiten sus potencialidades, de manera que puedan manifestarse libremente, aunque con la guía de los padres.

Por otra parte, y refiriéndose a fenómeno actual de la diversidad sexual, la educadora Flórez Madan explicó las diferencias que existen entre sexo y género.

“Se entiende por Sexo aquellas características anátomo-fisiológicas que distinguen al hombre de la mujer, por lo que está vinculado fundamentalmente a lo biológico, a los caracteres internos y externos que particularizan a un hombre de una mujer. Por su parte, Género es una construcción histórico-social, un aprender a ser, de acuerdo con la cultura a la cual pertenezcamos”, reflexionó.

Resumen diario de noticias

Recibe en tu correo las noticias mas importantes del día

Asimismo, Flórez Madam se refirió a estos aspectos culturales que inciden en hombres y mujeres desde el punto de vista de la sexualidad humana, ya que existen un conjunto de normas sociales a representar solamente por el hecho de tener uno u otro tipo de genitales. De esta forma, explicó que muchas veces aquellos adultos que se criaron viendo al cuerpo como relativo a lo pecaminoso pueden desarrollar disfunciones sexuales en ciertas etapas de su vida.

“La sexualidad es aprender a ser personas porque somos seres sexuados. Y la sexualidad no solo se expresa en la intimidad, sino en las manifestaciones naturales de los individuos, y eso se debe propiciar desde la infancia. Por ejemplo, si a un varón no le permiten tocar un instrumento porque ‘es de niñas’, no solo lo limitan, sino que le crean dudas de su identidad sexual”, destacó.

La maestra hizo alusión también a cómo las conductas humanas con relación a la masculinidad y la feminidad acarrean lo que conocemos como estereotipos de géneros.

“El hombre, por ejemplo, es víctima de lo histórico-social afiliado a ese género, es víctima de las expectativas que se tejen sobre él solo por ser hombre, y se encuentra siempre sobre exigido en muchas instancias de la vida cotidiana. Esas expectativas generan en la mayoría de los hombres unos niveles de ansiedad muy altos que pueden devenir en episodios violentos; la mujer, al igual que el hombre, está sujeta a expectativas sociales, pero ha tenido un desarrollo y una expansión de su autoconcepción: ha ganado espacio en lo laboral, en lo político, entre otros”, argumentó.

Finalmente, Flórez Madan se refirió a las nuevas conductas que se llevan a cabo actualmente, por ejemplo, en el modo de vestir de hombres y mujeres, y reflexionó que esto puede relacionarse a una concepción menos morbosa del cuerpo, un estado de desinhibición mayor al de otras épocas; de igual forma, destacó que en el caso de las mujeres, se mantiene la errada concepción de que muestran su cuerpo únicamente para seducir o sacar provecho de eso, y aclaró que esto tiene que ver con la forma en la que el hombre percibe esta situación.

“Incluso si una mujer va desnuda, sería violento el hecho de tocarla, agredirla o forzarla a hacer algo en contra de su voluntad. Muchas veces los hombres, presos de todas las exigencias de la masculinidad tienden a culpar a la mujer por este tipo de fenómenos”, apuntó.

Para concluir, y refiriéndose a la sexualización excesiva en las redes sociales, la destacada psicóloga dijo que, a su juicio, esto es un reflejo del vacío existencial y de las faltas de riquezas internas que existen actualmente en algunas personas; un culto a lo externo y una falta de interés por cultivar lo interior.

Comenta




Noticias Relacionadas

Ennoti.com, nos dedicamos a recopilar noticias de diversos medios periodísticos con el objetivo de mantener informada a la población dominicana sobre los eventos más relevantes que suceden tanto en el país como en el extranjero.