sábado, julio 20, 2024
Santo Domingo, Rep. Dom
Crypto

Entre el repudio y el interés: así se percibe la regulación de Bitcoin en Argentina

Hechos clave:
  • Para el bitcoiner Franco Amati, la privacidad y la seguridad de los argentinos está en riesgo.
  • Alejandro Estrin, representante del exchange OKX, dice que la regulación “protege” a los usuarios.

Pasado más de un trimestre desde que se instauró la regulación del ecosistema de Bitcoin en Argentina, iniciada con los exchanges y plataformas similares, la comunidad tiene opiniones divididas. Hay quienes aseguran que los usuarios repudian estas normativas, mientras otros sostienen que fomenta el interés por estos activos digitales.

Desde marzo, la Comisión Nacional de Valores de Argentina obtuvo la potestad para crear y controlar un registro de empresas proveedoras de servicios para bitcoin (BTC) y criptomonedas. Esto, de conformidad con los lineamientos del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI).

También te podría interesar

En la práctica, esto supone que los exchanges, monederos, pasarelas de pago y aplicaciones afines que operan en Argentina, tienen que registrarse ante el regulador de valores de ese país. Con ello, pretenden evitar los delitos financieros como el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

Franco Amati, fundador de la ONG Bitcoin Argentina y entusiasta del mayor activo digital del mercado, dijo a CriptoNoticias que las regulaciones de ese país, “perjudican el uso de bitcoin y tecnologías similares”.

“Estas normativas son parte de una imposición del Fondo Monetario Internacional (FMI) con el gobierno nacional anterior, y que el nuevo gobierno dejó pasar o bien por desconocimiento, o por conveniencia en su posicionamiento con el organismo para futuras negociaciones crediticias”, dijo Amati.

A su juicio, las regulaciones vigentes en Argentina se establecieron con la “pusilanimidad de muchas de esas plataformas de criptomonedas”. “Sin ofrecer siquiera resistencia en lo expresivo, donde no había nada que perder”, cuestionó.

Amati opina que estas regulaciones “claramente frenan y molestan” el desarrollo del ecosistema bitcoiner en la tierra del tango y el mate. Además, advierte que la privacidad y la seguridad de los usuarios de los exchanges y otras plataformas registradas ante la CNV Argentina, “tienen un mayor riesgo”. Y es por eso que “los usuarios argentinos, en general, repudian estas normativas”.

El bitcoiner estuvo de acuerdo con la premisa de que Argentina tiene una de las peores regulaciones para el ecosistema de criptomonedas. Esto de acuerdo con la firma de análisis CoinCub, que puso a este país al lado de Nigeria, China y Rusia como las naciones más restrictivas para el mercado emergente.

“Probablemente así sea”, dijo Amati. “Presidencia tras presidencia, Argentina han sido o bien liberticidas u burocráticamente orwellianas ante el tema”, reflexionó, recordando así los escenarios de trabas y prohibiciones que ha experimentado el ecosistema desde hace tres gobiernos.

Para él, Javier Milei, economista libertario que preside Argentina desde el año pasado, “podría decirse que ha sido el más neutral, y en lo expresivo, incluso positivo”.  “Pero no vetó las nuevas regulaciones cuando llegaron desde el Congreso”, recordó.

En Argentina hay comercios, casas de intercambio, locales y emprendimientos que aceptan criptomonedas. Fuente: @criptolawyer.

Un creciente interés

La visión del bitcoiner fue contrastada por Alejandro Estrin, quien es el country manager de OKX Argentina. Este es uno de los exchanges de bitcoin y criptomonedas más grandes del mercado, el cual tiene una notable presencia en el país suramericano.

En conversación con CriptoNoticias, Estrin expresó que los “marcos regulatorios sólidos” sirven para “proteger a los usuarios al tiempo en que fomentan la innovación”. También opinó que, actualmente, en Argentina hay un “creciente interés en las criptomonedas”, incluso en medio del desconcierto regulatorio.

Estrin asegura que Argentina “es un baluarte para la adopción de las criptomonedas en el mundo”. Esto porque esa nación ha demostrado “un tremendo potencial en la adopción de criptoactivos, impulsado por su población con altos conocimientos en materia de tecnología y su apertura a la innovación”.

“Vemos en Argentina una comunidad sumamente educada y ansiosa por explorar nuevas tecnologías. El nivel de educación y adaptabilidad de los usuarios convierte al país en un mercado clave para la adopción de criptomonedas en la región”, aproximó.

Estrin no reveló la cantidad de usuarios de Argentina, ni tampoco cuál es la criptomoneda más utilizada. Aunque sí reiteró que en ese país hay “cada vez más conciencia y aceptación de los criptoactivos”.

El ejecutivo de OKX mencionó que ese exchange opera “en pleno cumplimiento con las regulaciones” de Argentina. Aunque no aclararon por qué no aparecen reflejados en el registro de la CNV. También aproximó que “monitorean de cerca los desarrollos regulatorios” en esa nación suramericana.

“Y estamos listos para adaptar nuestros productos según sea necesario para asegurar el pleno cumplimiento”, declaró Estrin.

Aunque las visiones disienten al expresarse sobre la regulación en Argentina, lo cierto es que el ecosistema se mantiene en movimiento. Y en todas sus áreas. Más allá del comercio y la negociación con criptoactivos, la minería digital, que es la columna vertebral de Bitcoin, está en pleno apogeo en esa nación, con nuevos proyectos llegando cada vez más.

También lo está el desarrollo de Bitcoin y otras cadenas de bloques, así como la cohesión en las comunidades de base. Además, ya hay cientos de negocios aceptando criptoactivos como medio de pago en diversas ciudades del país, demostrando la presencia de este mercado en la tierra argentina, con todo y regulaciones.


¿Tienes información clave para nuestros reporteros?


Ponte en contacto

Noticias Relacionadas

Ennoti.com, nos dedicamos a recopilar noticias de diversos medios periodísticos con el objetivo de mantener informada a la población dominicana sobre los eventos más relevantes que suceden tanto en el país como en el extranjero.