domingo, julio 14, 2024
Santo Domingo, Rep. Dom
Mundo

Si el PRI fuera un partido británico

Esta es una entrega de la newsletter semanal de México, que puede seguirse gratuitamente en este enlace “En primer lugar, y ante todo, lo siento”. Qué frase tan corta y tan impecable para venir de un líder político que ha tenido una clamorosa derrota en las urnas.

“Lo he hecho lo mejor que he podido, pero siento no haber cumplido. He escuchado la rabia y la decepción” del pueblo.

Después, ese mismo candidato ha prometido retirarse inmediatamente del liderazgo del partido en cuando se encuentre a un sucesor. Qué más quisieran los mexicanos que esas declaraciones fueran del líder del PRI, Alejandro Moreno, o del panista Marko Cortés, porque estarían antes dos personas que han entendido las líneas más básicas de la democracia.

Pero no. Ha sido el líder de los tories, Rishi Sunak, quien ha entonado el mea culpa lógico y sensato ante el varapalo que ha recibido en los comicios británicos.

En México, en cambio, para disgusto de los propios priistas y panistas, Alejandro Moreno y Marko Cortés siguen dando guerra. A resguardo de un puesto que se habían garantizado en el Senado, pasara lo que pasara.

Si el barco se hunde, más vale aferrarse al mástil, aunque la velas estén destrozadas y la navegación sea cada día más complicada. Así están estos dos partidos, hundidos tras sus pésimos resultados en las elecciones del 2 de junio.

Una senaduría proporciona un buen sueldo, relevancia política y te pone al socaire de los tribunales cuando hay cuentas pendientes, como le pasa, por ejemplo, a Moreno. Qué más se puede pedir.

Pues se puede. Son los militantes los que estos días exigen a los presidentes que cesen en su liderazgo y faciliten una transición abierta, limpia y plural que dé paso a una nueva era si no quieren que este sea el final.

Todo lo contrario. Marko Cortés se dio el lujo de despacharse contra la candidata del PAN, Xóchitl Gálvez, que hizo lo que pudo con el viento en contra.

La acusó de indigna por haber felicitado a Claudia Sheinbaum la noche electoral, poniendo obstáculos con su gesto democrático, cabe interpretar, al juego de quejas, impugnaciones y tribunales al que se agarró Cortés para salvar su pellejo y su honra, algo improbable. Lo de Moreno es aún más asombroso.

El PRI ha quedado en peor lugar que el PAN, casi irrelevante en las Cámaras, y del poder territorial que gozó en algún tiempo nada queda hoy. Derrota tras derrota, el partido ya no es ni revolucionario, ni institucional, ni casi partido.

Pero ahí está su líder, Alejandro Moreno, como el que oye llover, organizando la resurrección. Reuniéndose con unos y otros, buscando votos donde no los va a encontrar, diseñando un futuro, echando la culpa al otro de su pésimo desempeño.

A Moreno le acusan muchos de los priistas que todavía aguantan en el barco por lealtad y coherencia de haber convertido el partido en un club privado a base de estrangular los estatutos para conservar su poder y rodearse de incondicionales. La dictadura impuesta se evidencia en los 99 votos de 100 que han permitido unos cambios estatutarios para que el presidente pueda reelegirse y mantenerse en el cargo hasta 2032.

Lo mismo para entonces, el británico Sunak ha vuelto a ganar las elecciones honradamente. Pero los priistas críticos, y no son pocos, sostienen que el partido no aguantará este envite y le auguran la desaparición al concluir el sexenio, en 2030.

En ese caso, Moreno sería el presidente de un partido fantasma. La reelección es una palabra que causa sarpullido en la política mexicana, desde tiempos del dictador Porfirio, que se atornilló al sillón durante tres décadas con engaños y resistencias.

En mitad de este sexenio, ya se oían críticas infundadas sobre manejos de López Obrador para quedarse en el puesto otros seis años, como un dictadorzuelo sin escrúpulos. Hoy se ha demostrado que no era su intención.

Eso pasa cuando se critica por criticar. Pues no, no era López Obrador el que quería apoltronarse.

Más bien son Marko Cortés y Alejandro Moreno, antaño críticos con la supuesta reelección, quienes juegan ahora peligrosamente con la prórroga. Quizá más Moreno que Cortés, porque el PAN dispone de una militancia todavía engrasada donde no se hacen oídos sordos a las críticas internas.

Moreno se juega más, le persiguen las togas. “El pueblo británico ha emitido esta noche un sobrio veredicto.

Hay mucho que aprender y mucho sobre lo que reflexionar por la pérdida de tantos candidatos conservadores, buenos y trabajadores, que han perdido sus puestos a pesar de un enorme esfuerzo y una gran dedicación a sus electores”. Y acto seguido, Sunak felicitó al ganador.

Qué cosas tienen los británicos. Apúntese gratis a la newsletter de EL PAÍS México y al canal de WhatsApp y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país.

.

Noticias Relacionadas

Ennoti.com, nos dedicamos a recopilar noticias de diversos medios periodísticos con el objetivo de mantener informada a la población dominicana sobre los eventos más relevantes que suceden tanto en el país como en el extranjero.