miércoles, junio 19, 2024
Santo Domingo, Rep. Dom
Tecnologías

Tokamak Energy tiene un plan revolucionario: conseguir la fusión nuclear comercial durante la próxima década

ITER (International Thermonuclear Experimental Reactor), el reactor experimental de energía de fusión que un consorcio internacional liderado por Europa está construyendo en la localidad francesa de Cadarache, es el mayor experimento de fusión que existe. Afortunadamente, no es el único. Durante los últimos tres años la iniciativa privada ha propiciado el nacimiento de otros proyectos más pequeños que complementan el esfuerzo que están haciendo los científicos que trabajan en los reactores JET, JT-60SA e ITER, entre otros.

Estas declaraciones de Moisés Weber, investigador de CIEMAT que actualmente ejerce como Adjunto al Director de IFMIF-DONES España, expresan con claridad cuál es el rol que tiene actualmente la inversión privada en el ámbito de la energía de fusión: “Todas estas empresas están haciendo algo que yo creo que es muy bueno, y que consiste en poner el foco en decir que la energía de fusión es un campo en el que merece la pena invertir. Esto es fundamental”.

“Además, estas iniciativas privadas están incrementando el mercado de la fusión, y cuando hay un mercado que crece hay mayor inversión en él, más profesionales trabajando en ello y más continuidad. Todo esto es muy positivo. Por otro lado, estas empresas están facilitando que un día una compañía eléctrica llegue y diga ‘hacedme una central de fusión”.

“Yo creo que es muy beneficioso que haya iniciativas privadas que complementan al programa central de fusión público, al que pertenece ITER. Estamos en un momento en el que nos tenemos que dar cuenta de que esencialmente no somos ciencia, somos energía, por lo que deberíamos llegar a los niveles de inversión del sector de la energía, y no quedarnos con la inversión habitual de la ciencia”, nos aseguró Moisés durante la conversación que mantuvimos con él en diciembre de 2022.

Si la inversión se incrementa puede que la energía de fusión comercial se adelante

El itinerario que han fijado los países que están interviniendo en la puesta a punto de ITER, y que presumiblemente participarán en DEMO, que será el siguiente gran experimento de energía de fusión, establece que las primeras plantas comerciales equipadas con un reactor de fusión nuclear estarán listas durante la década de los 60. Sin embargo, como de alguna manera ha insinuado Moisés Weber en sus declaraciones, cabe la posibilidad de que su llegada se adelante si la inversión se incrementa. Y en este ámbito la iniciativa privada resulta esencial.

Tokamak Energy es una empresa británica con sede en Oxford (Inglaterra) que está especializada en la puesta a punto de reactores tokamak, que son las máquinas de fusión nuclear con geometría en forma de dónut con las que estamos familiarizados gracias a JET, JT-60SA e ITER. Hay muchas otras empresas trabajando en el ámbito de la energía de fusión, pero hay un motivo por el que merece la pena que no pasemos por alto lo que está haciendo esta compañía: pretende tener listo el primer reactor comercial durante la próxima década.

Los ingenieros de Tokamak Energy confían en las aportaciones de las dos tecnologías que, según ellos, los diferencian de otras empresas que tienen un propósito similar

Para hacerlo posible los ingenieros de Tokamak Energy confían en las aportaciones de las dos tecnologías que, según ellos, los diferencian de otras empresas que tienen un propósito similar. Una de ellas es su experiencia durante el diseño y la fabricación de reactores tokamak esféricos y compactos que presumiblemente son más fáciles de fabricar que los reactores de mayor tamaño, como los tres que he mencionado en el párrafo anterior. Y más baratos. Podemos ver uno de sus reactores experimentales en la fotografía de portada de este artículo.

Tokamak2

La otra tecnología es si cabe aún más importante. La llaman HTS (High Temperature Superconducting) e identifica los imanes superconductores a alta temperatura que están empleando para generar un campo magnético de gran intensidad capaz de confinar el combustible nuclear conformado por los núcleos de deuterio y tritio. Según Tokamak Energy la combinación de su reactor esférico compacto y los imanes HTS le va a permitir poner a punto una máquina de energía de fusión más estable y cinco veces más eficiente que los diseños convencionales. Suena bien. Y como declaración de intenciones no está nada mal. Ojalá consigan su propósito en la fecha prometida. Ojalá.

Imágenes: Tokamak Energy

Más información: Tokamak Energy

En Xataka: Uno de los mayores desafíos que plantea la fusión nuclear está a punto de ser derribado

Noticias Relacionadas

Ennoti.com, nos dedicamos a recopilar noticias de diversos medios periodísticos con el objetivo de mantener informada a la población dominicana sobre los eventos más relevantes que suceden tanto en el país como en el extranjero.